Alquiler de barcos
¿Que es un chárter náutico?

Siendo lo más directo posible y dejando a un lado todo el romanticismo que implica la navegación en un velero, un charter náutico se puede definir como el alquiler de una embarcación para disfrutar de unas vacaciones diferentes.
Desde el punto de vista romántico, por el cual, a muchos de los navegantes nos ha atrapado en sus redes este antiguo arte, se podría decir que un charter náutico es realizar un viaje inolvidable a través de un medio tan místico, misterioso e idílico como es el mar.

  • Vacaciones en el mar

    Imagínate que cada día te despiertas en una playa diferente de las Islas Baleares con nuevos y magníficos paisajes para descubrir con tus amigos o familia … ¿no suena bien?
    Contacto

La posibilidad de viajar de esta forma nos permite conocer sitios y gente que de ninguna otra forma podríamos imaginar.

En el mar no existen fronteras, solo las que nos queremos poner a nosotros mismos.

En un velero disponemos de una casa flotante móvil, con nuestra cocina, camarotes, aseos, agua caliente, televisión, radio,…. y lo más importante… las velas, con las cuales podremos escuchar el sonido del mar.

Las embarcaciones se pueden alquilar con un grupo cerrado (familia, amigos, empresas,…) o por plazas (experiencia única para hacer nuevas amistades).

Una de las decisiones más importantes es, si alquilamos la embarcación sin patrón o con patrón.

Sin patrón, si tenemos la titulación y, lo más importante, la experiencia suficiente para capear cualquier situación que se nos presente y estamos dispuestos a asumir la responsabilidad que implica el estar al mando de la embarcación y de las personas que llevamos a bordo.

Con un patrón, que nos aconsejara desde las calas que merece la pena visitar hasta los rincones más escondidos en tierra y que al mismo tiempo asuma la responsabilidad de la embarcación y tripulantes no dejando el barco solo en ningún momento.

Los marinos

Los marinos

Lo importante, sobre todo si nunca se ha navegado, es elegir el donde, cuando y como.

Elegir la zona de navegación, la empresa, el barco, la duración del alquiler, las condiciones, puede darnos verdaderos quebraderos de cabeza.

La primera experiencia es la que suele marcarnos de por vida, y más en una actividad en la que estamos directamente en contacto con el medio ambiente.

Por eso es aconsejable iniciarse poco a poco y no lanzarse a la aventura desde el principio (que en muchos casos también sale bien).

Es mejor y más razonable, antes de alquilar un barco por el Caribe dos semanas, alquilar una embarcación por un día para dar un paseo por la bahía de Javea y comprobar como nos sentimos a bordo de un velero.