Para los búhos: navegación nocturna

La navegación nocturna

Barco navegando por la noche

Barco navegando por la noche

Cuando se hace de noche en la mar, nuestros sentidos parecen agudizarse: creemos ver y escuchar elementos extraños. Esto se une a esa típica sensación de nerviosismo que solemos experimentar cuando nos encontramos en una situación que somos incapaces de dominar.
En nuestra vida cotidiana no estamos acostumbrados a la oscuridad, por lo que navegar durante la noche puede convertirse en una experiencia diferente, al tiempo que apasionante. Comprobaremos como nos vamos haciendo a una situación en principio extraña: la visión se acomoda y entonces la noche no parece tan oscura como nos la temíamos.

Nuestro sentido de la vista nos ofrece la posibilidad de percibir fuentes luminosas enormemente débiles, que no lograríamos ver a la luz del día. Pero para lograrlo debemos dar a nuestros ojos un periodo de adaptación, que durará aproximadamente tres cuartos de hora.

La visión se acostumbra a la oscuridad y entonces debemos tener cuidado, ya que cualquier destello, incluso si es moderado, puede reducir enormemente nuestra capacidad visual, llegando a suprimirla del todo: se trata del efecto del deslumbramiento. Éste anula durante unos instantes toda percepción de reflejos. Para evitarlo es recomendable no utilizar luces violentas en cubierta.

Además, durante la noche estamos expuestos a una serie de defectos que pueden producirse en nuestra vista, y que debemos conocer:

  • Presbicia nocturna: consiste en la visión borrosa de los objetos que tenemos cerca y puede estar acompañada de cansancio ocular.
  • Miopía nocturna: de lejos podremos ver las luces amarillas muy claramente, si bien luces de otros colores como azules o verdes aparecerán borrosas. Por la noche la pupila se dilata, lo que hace que el cristalino se ilumine y esto puede producir aberraciones visuales. Además los miopes pueden comprobar como este problema se les agrava durante la noche.
  • La zona ciega: es el principal defecto de la visión nocturna y consiste en la existencia de una zona totalmente ciega centrada en el campo visual que varía en función de cada persona entre 1 y 5 grados y que provoca que la mejor agudeza visual se obtenga en la zona situada próxima a donde fijamos la vista.

Para mejorar al máximo la visión nocturna se tiene que tener en cuenta:

  • Dudar de los colores que percibe.
  • Utilizar luces de color rojo para iluminar dentro del barco.
  • No mirar directamente el objeto que desea observar.
  • Antes de relevar a un vigilante, la persona que lo hace deberá haberse acostumbrado a la oscuridad durante al menos un cuarto de hora.

Además de la vista, otros sentidos como el del oído y el del olfato, se agudizan durante nuestras travesías nocturnas. Esto ocurre como reacción de nuestro organismo, que trata de compensar los fallos que produce la visión.

Por la noche en el mar se puede ver mucho más de lo que pensamos. El mar esta oscuro y distinguir una luz es bastante fácil, pero cuando miramos la tierra (con núcleos urbanos) veremos que esta llena de luces. Por eso debemos tener muy clara las aproximaciones a tierra por la noche (GPS, derroteros, cartas, VHF,…) para poder distinguirlas y no tener ningún percance.

Material para navegar por la noche

1.- Iluminación interior:

Luces halógenas o fluorescentes.

2.- Iluminación exterior:

De noche se hace enormemente importante iluminar correctamente el barco para que pueda ser visto desde otros puntos. Cuanto más pequeño sea un barco menos debe pasar desapercibido.

Los medios “ordinarios” para señalizar la presencia de una embarcación son las luces del barco y el radar; mientras que los “extraordinarios” son las señales de socorro, que deberán invitar a los otros barcos a acercarse para prestar ayuda.

Resumen de las luces más importantes:

  • Barcos de más de 20 metros: las luces exigidas deberán llevarlas en tres focos diferentes.
  • Luz roja a babor.
  • Luz verde a estribor.
  • Luz blanca en popa.
  • Barcos de menos de 20 metros: mismas luces, pero se permite utilizar el mismo foco que puede colocarse en lo alto del palo.
  • Barcos de menos de 7 metros: no están obligados a exhibir luces de color, si bien deberán llevar una luz blanca en el tope del palo; o bien disponer de una luz móvil que deberán mostrar para advertir de su presencia.
  • Barcos superiores a 7 metros: si están fondeados deberán exhibir una luz blanca.

3.- El compás de navegación:

Debe tener una iluminación suave por eso se utilizan bombillas de color rojo y de baja potencia.
Nunca se ilumina el compás con una linterna ya que las pilas pueden tener efectos magnéticos, lo que haría que el compás nos ofreciera datos incorrectos.

4.- Material de seguridad específico:

Individual

  • Chaleco Salvavidas.
  • Arnés y cinturón de seguridad.
  • Ropa flotante.
  • Linterna.
  • Silbato.

Colectivo

  • Lancha o aro salvavidas.
  • Luz flotante.
  • Baliza, para señalizar correctamente nuestra posición.

Cómo maniobrar durante la noche

Las maniobras que se realizan durante la noche no son en sí mismas diferentes a las que podemos realizar a lo largo del día; pero exigen una mayor destreza y concentración dadas las condiciones en que deben realizarse; ya que un pequeño error puede acabar como un gran desastre.

Existen además unos momentos de la noche especialmente peligrosos:

  • En las embarcaciones en las que se realicen cambios de guardia: durante estos cambios, los puestos de mando pueden verse desatendidos por momentos (por las prisas de la persona que sale de guardia y la lentitud del que tiene que incorporarse).
  • El amanecer: donde el cansancio, el frío, los desayunos… hacen que la persona que se encuentra de guardia no esté en la mejor forma para hacer frente a problemas.

Para evitar complicaciones en sus maniobras durante la noche es bueno tener en cuenta:

  • Antes de que se vaya la luz, comprobar que todo el material del barco se encuentra en su sitio y en perfecto estado.
  • En el relevo de guardia, explicar correctamente las diferentes iniciativas que haya tomado durante su guardia.
  • Es mejor solicitar ayuda a las personas que se encuentran durmiendo que cometer temeridades por querer hacer las cosas solo.
  • Linternas: deslumbran (usarlas lo menos posible).