Un crucero en Mallorca

Los inevitables de… Mallorca

Con cerca de 300 días de sol al año, Mallorca (perteneciendo al archipiélago de las Baleares) a menudo es famosa por su turismo de masa y por sus playas. Pero sigue siendo antes de nada un destino “naturaleza”, auténtico y lleno de encanto.  Al pasearse en las costas occidentales y nortes de la isla, será sorprendido por el espectáculo majestuoso que ofrecen los acantilados bañando en las aguas turquesas y azul zafiro.

El interior de las tierras es muy “agrícola”, encontrará numerosas plantaciones de almendros, algarrobos, olivares y viñedos.

Las costas Meridionales y este son accesibles solamente a pie o por el mar. Por otra parte, numeroso son los yates echando las anclas en las calas paradisíacas.

La isla está muy bien equipada de pistas para bicicletas y de sendas peatonales, lo que permite a los turistas acceder a las esquinas poco frecuentadas y apreciar la naturaleza con toda tranquilidad.

¿Cuándo partir? Junio, julio y agosto son los mejores meses para visitar la isla: hace buen tiempo con el sol omnipresente. Si no le gusta el calor del verano, en abril o en octubre es más fresco y es muy agradable pasearse a orilla del mar por la tarde.

 

Algunos lugares y actividades inevitables de la isla de Mallorca…

El pueblo de Deià:  Uno de los pueblos que tiene más encanto. Colgado a los lados de Serra de Tramuntana, Deià seduce por sus pequeñas casas en piedra, su iglesia, su playa (Cala de Deià es una de las más bonitas playa del oeste de Mallorca).

La catedral de Palma: ¡no puede faltarla! Esta obra maestra arquitectónica domina el Mediterráneo. El famoso artista Antonio Gaudí se ha permitido algunas fantasías dentro de la catedral. ¡Las vidrieras son espléndidas!

La ruta panorámica de Sa Calobra: ningun camino puede igualar con la belleza de la carretera sinuosa que serpentea entre el Ma10 y el TR7S, bonita cala de Su Calobra. Observa el espléndido paisaje antes de echar unos nados en el Mediterráneo.

El parque natural de Albufera: acogiendo más de 300 especies de pájaros, podrá observar a los pájaros desde sendas a cualquier período del año.

Los museos de Palma: numerosos artistas (Picasso, Dali, Miró, Barceló) residieron en Mallorca y la ciudad deseó conservar algunas de sus obras. Cita al Palau March, al Museu Fundación Juan March o a la casa Miró.

El tren de Sóller: Une Palma a Sóller por un viejo tren de madera atravesando campos tranquilos subiendo la Serra de Tramuntana.

Illa de Cabrera: verdadero remanso de paz, este único parque nacional de las Baleares es un pequeño paraíso.

Deportes náuticos: la isla invita a explorar los fondos marinos con un monitor de buceo, o a probar el kayak de mar, el windsurf o una salida en barco.

Pescados y mariscos: ¡aficionados de pescados y crustáceos! Los pescados forman parte del patrimonio gastronómico de la isla. La mayoría de los restaurantes preparan pescados frescos : generalmente cocinados con salas o asados. Nuestro consejo: no dejan Mallorca sin haber probado a las gambas de Puerto de Sóller.

¿Tienes ganas de disfrutar a lo grande de tus vacaciones? Elige el Mediterráneo y descubre unas de las más bonitas islas de Europa. El Mediterráneo es un destino favorito de los aficionados de sol, del mar, de las playas paradisíacas sin olvidar nuevos descubrimientos y cambio de aire.Armadores de cruceros como Costa Cruceros, Pullmantur o MSC Cruceros proponen periplos en el Mediterraneo pasando por Palma de Mallorca.

Patricia C.
General Manager – Crucerosnet.com
patricia@crucerosnet.com