Mareos en el baco
… o como descubrir el lado de sotavento.

… o como descubrir el lado de sotavento. Conocido desde antaño como “mal del navegante“. Se produce por los conflictos entre las informaciones que se reciben de los distintos sistemas perceptivos. La vista no percibe el mismo movimiento que perciben los otros órganos del equilibrio, entonces el sistema nervioso central reacciona y no tiene mejor idea que activar el centro de la náusea. Por eso, si se lee a bordo o si se está bajo cubierta, no se percibe visualmente el movimiento que los otros sistemas si detectan, creándose un conflicto de percepciones. Por lo tanto es un enemigo traicionero que nos puede arruinar nuestro crucero o hacernos coger miedo a volver a navegar. Pero, ¡buenas noticias!, se puede evitar. El exceso de frío o de calor y la ansiedad facilitan este proceso. La sugestión juega un rol muy importante, para bien, (“No puedo marearme porque tomé la pastilla“) o para mal (“Yo siempre me mareo”). Suele atacar en las primeras horas o días a bordo, después uno se acostumbra y se adquieren las “piernas de mar”: un acomodamiento postur al automático que acompaña al movimiento del barco. En la mayoría de los casos los mareos son leves y auto tratables. Sólo si los síntomas aumentan progresivamente o persisten varios días, habrá que consultar un médico. Las manifestaciones anunciadoras son los síntomas vegetativos, como palidez, sudor frío, salivación, alteraciones gastrointestinales y fatiga.

Como evitar el mareo:

  • Evitar la lectura o los juegos de mesa durante el viaje.
  • No fijar la vista sobre objetos en movimiento: otros barcos, las olas del mar…
  • Mantener la vista fijada unos 45 grados por encima del horizonte..
  • Los camarotes deben estar aireados y frescos, y en el barco es conveniente salir a cubierta.
  • Colocarse en los lugares de menor movimiento (un buen lugar es popa, de pie sobre la línea de crujía,en un lugar que no sea alto).
  • En viajes breves es mejor evitar alimentos y líquidos.
  • Protegerse del frío.
  • Tomar medicamentos antimareos (Biodramina) y medidas naturales (jengibre).
  • No fumar y evitar estar donde se fuma, donde llegan los gases del escape o malos olores.
  • Relajar los hombros moviéndolos para adelante y para atrás, tomar conciencia de su rigidez postural y relajarse.
  • Intentar adquirir las “piernas de mar”, no luchando, tenso, contra los movimientos del barco, sino acomodándose a ellos.
  • No tener el estómago demasiado lleno ni demasiado vacío.
  • No mirar ni hablar al que está mareado. Es poco solidario, pero práctico: lo mejor que se puede hacer por él es no marearse también.
  • No tomar leche ni café. Es preferible tomar un té, una infusión, un yogur o un zumo de manzana antes de partir.
  • Evitar los alimentos con mucha grasa y complicados de digerir; es mejor tomar unas tostadas con un poco de jamón, queso no muy graso o aceite…
  • No conviene iniciar el viaje en ayunas, alguna pieza de fruta, pan o tostadas serán suficiente, pero es fundamental limitar el consumo de líquidos para no marearse.
  • Los viejos “lobos de mar” aconsejaban masticar una rajita de limón o un trocito de jengibre.
  • Galletas, pan, frutos secos,… (alimentos que “sequen” el estomago).
  • Bebidas isotónicas o con azúcar.
  • Si pensamos que vamos a poder dormir, intentarlo. Si no, lo mejor, es no quedarse acostado, ni con los ojos cerrados, ni bajo cubierta.
  • Si un tripulante comienza a marearse: además de ofrecer un tratamiento, se le pueden asignar tareas (timonear, estar atento a las boyas de barco hundido o llevar la escota del spinnaker).Concentrarse en algo útil es siempre mejor que hacerlo en lo mal que uno se siente.

Si se producen los vómitos: 1- Es bueno saber que es eso de sotavento. 2- Debe mantenerse abrigado. 3- Importantísimo…evite caer por la borda. (se pasa a uno el mareo pero la vida esta en juego). Qué conducta seguir ante la iniciación de un cuadro severo: Primero poner en reposo al paciente, y evitar los movimientos de la cabeza y el cuello, con los ojos cerrados. Restituir los líquidos y sales perdidos con el vómito y administrar los medicamentos para el control de los vómitos, según el caso. Medidas físicas:

  • Medicamentos (más allá de lo que digan los prospectos, todos los medicamentos preventivos deben empezar a tomarse con mucha anticipación a la salida; si es de 24 h mejor. Después de tomarlos, en un par de días se hacen innecesarios ).
  • Jengibre: Usado por los pescadores polinesios y estudiado por la NASA, algunos dicen que es útil, ingerido en distintas formas: en caramelos, como té (una cucharadita de polvo de raíz desecada en una taza de agua hirviendo), en galletas y panes y en el “Ginger Ale”. Lo más eficaz es el polvo de raíz desecada molida (como té) o en cápsulas con 1-2 gramos.
  •  Pulseras: Son elásticas y se usan en el antebrazo. Algunos sostienen que han sido muy efectivas y que si están bien colocadas, una esfera plástica presiona sobre el punto nei-guan de acupuntura y da alivio instantáneo. También hay una versión electrónica, donde en el mismo punto, un pequeño dispositivo parecido a un reloj emite un impulso eléctrico regularmente.

Conclusiones:  Desgraciadamente no hay una solución universalmente efectiva, pero hay medios como para, en la mayoría de los casos, aliviar los síntomas o hacerlos desaparecer. Recordar que los medicamentos preventivos no garantizan nada si no se cumplen con las estrategias mencionadas. Estas solas, muchas veces, son lo suficientemente eficaces como para que ni hagan falta las medicaciones. Tenemos que tener en cuenta que lo que le funciona a uno no tiene por qué funcionarle a otro y que, otras veces, los medicamentos funcionan, pero dan reacciones colaterales que incapacitan para sentirse bien, útil y disfrutando de estar a bordo.