2- Nos encontramos sin mayor y navegando con foque sólo, ayudado por el motor, entre dos escolleras de piedra entrando a un puerto de alternativa. El motor se detiene.

¿Cómo sigue?…

Si el viento es suficiente y de la dirección adecuada seguiremos a vela, sin perder velocidad, ni gobierno (ver el viento a nuestro alrededor). Si podemos, nos posicionaremos en la zona de barlovento, por si nos vemos arrastrados hacia la escollera de sotavento.

Sino podemos seguir a vela, y el motor sigue sin arranca, maniobraremos en función de la intensidad y dirección del viento. Con viento de proa aprovecharemos la arrancada para virar en redondo y abandonar ese espacio peligroso, buscando aguas abiertas.

Si no tenemos posibilidad de salir, nos acercaremos todo lo que podamos a la escollera de barlovento y fondearemos a la espera de ayuda o de un cambio en las condiciones.