Modos de capear un temporal
Para capear con velas

  • Viraremos por avante, sin cazar el tormentín, o la génova enrollada de banda, con lo que la vela quedará cazada en la banda contraria.
  • La mayor deberá ser reducida e iremos abriéndola hasta encontrar un punto de equilibrio.
  •  Por último la caña del timón deberá colocarse hacia sotavento, ligeramente hacía la crujía del barco.

Con esta configuración de aparejo, cada elemento provocará una función y el resultado será que el barco permanezca parado o casi parado, por ello hay que evitar tener demasiada o poca arrancada lo que controlaremos con la mayor que debe proporcionar la arrancada suficiente. También evitaremos el abatimiento excesivo, a base de equilibrar el timón a sotavento con el tormentín cazado en la escota de barlovento.
El punto de equilibrio se alcanza si conseguimos que el barco corte las olas sin chocar con ellas para evitar recibir un fuerte impacto por el través ya que desestabilizaría nuestra posición, provocándose dos fuerzas contrarias, la de la ola que nos alcanza de través y el gobierno del barco y la masa de agua a sotavento que impide mayor deriva, lo que podría provocar un exceso de trabajo en los costados del barco, que son los más desprotegidos para sufrir las fuerzas del mar.
Para capear a motor

  • Recibir las olas de amura en un ángulo de 15 o 20 grados, intentando ante todo no atravesarse a la mar. Deberá ajustarse la potencia del motor a las revoluciones adecuadas que permitan gobernar el barco sin chocar contra las olas.
  • Es muy importante conocer y calcular el consumo ya que de perder arrancada, el barco se acabará atravesando a la mar.
  • Si la única propulsión que tenemos es la del motor, deberemos siempre llevar un ancla flotante, puesto que la misma largada por proa con el suficiente cabo nos permitirá mantener el barco proa a la mar.

 

La que viene...

La que viene...


 
 
Correr un temporal
En principio, tiene, más desventajas que ventajas. Al correr el temporal ponemos popa a las olas, que si son grandes pueden llegar a romper sobre el espejo de popa, la bañera y el mamparo de popa. No son zonas preparadas por los astilleros para el combate con la mar. Además existe siempre el peligro de pasar por ojo de la siguiente ola o pincharla.
Tomada la decisión de correr el temporal debemos saber que entraremos de lleno en la tormenta y estaremos mayor tiempo dentro de ella ya que nos arrastrará en su interior.
Se puede correr el temporal de formas diferentes: correr libre, es decir con el trapo adecuado o correr con estachas, cabos de 25 a 60 metros arrastrados a la popa, para frenar el barco. Para evitar que las olas rompan sobre la bañera habrá que evitar frenar el barco en exceso en este modo de navegación.
carlosaguado@velasyviento.com

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.