Apuntes de vela: Primera toma de contacto.

En el momento en el que subimos a un barco y conocemos al capitán nuestra percepción sensorial se ve alterada por su presencia.  Suele ser un tío bastante cascarrabias (importante no olvidar su denominación de origen) que parece estar un poco loco…vamos, que nos preguntamos… ¿y este es el que nos va a llevar? (pregunta que se debe hacer toda tripulación con un capitán que merezca la pena).

Una vez embarcadosel buen capitán comienza a decirnos y explicarnos todas las partes del barco, para que sirve cada una, lo que podemos tocar y lo que no, lo que jamás se nos ocurra tocar y sobre todo lo que como toques la has liado parda.

Nuestro cerebro entonces, que creemos está bien amueblado, seguro mejor que el del capitán, empieza a recibir información hasta que a los cinco minutos se bloquea y deja de escuchar (no porque queramos, es un proceso inconsciente)  y ponenmos el piloto automático asintiendo a todo lo que dice. En ese momento, nos quedamos mirando al mar que por suerte siempre nos da la tranquilidad que nos hace falta hasta que el capitán termina su charla todo orgulloso.

En un mundo donde cada cosa tienes su nombre, aunque parezca que estamos ante un simple tornillo… que lo es, tiene su función. El vocabulario náutico es tan extenso no por capricho sino por necesidad,  porque cada parte del barco tiene una función, y no podemos decir: mira como esta el cable del palo de la derecha, porque primero tendríamos que saber a que derecha se refiere (si mirando hacia proa o popa) y luego, a cual de todos los cables se refiere.

Cada situación se acentúa ante el hecho de estar en un medio hostil para el hombre como es el mar, en el cual debemos que estar siempre alerta y fallar lo menos posible, los errores en el mar… siempre pasan factura.

Tenemos que tener muy claro donde está la proa, popa, estribor y babor y todas las partes y funciones de los elementos que componen un barco.

Aqui comienza nuestra aventura en el arte de navegar.  

 

¿Como se aprovecha el viento para navegar ?

El aparejo constituye el equipo impulsor de las embarcaciones de vela y está constituido por diversos elementos:

  1. Arboladura.
  2. Velas.
  3. Jarcia
  4. Herrajes y cabullería. 

 1. Arboladura

Conjunto de palos y perchas de un barco que sirven para sujetar, colocar y orientar debidamente las velas.

Palos: cada uno de los mástiles, colocados verticalmente en el plano longitudinal de una embarcación. Sirven para sostener las perchas (picos, botavaras, tangones, etc.) utilizadas para largar las velas.

Palo mayor: el de mayor altura o principal de una embarcación.

Crucetas: piezas de madera o metal que se colocan horizontalmente a babor y estribor de los palos y a cierta altura. Su función es dar mayor resistencia al palo, oponiéndose a su flexión y transmitiendo el esfuerzo a los obenques.

Botavara: percha colocada en posición aproximadamente horizontal, que va unida por un extremo (coz), sobre el cual gira, a la cara posterior del palo de una embarcación. En ella se enverga o engancha el borde inferior de una vela (pujamen), cuyo borde de proa (grátil) va, a su vez, unido al palo.

Mediante un cabo unido a la botavara (escota), puede esta moverse y orientar así la vela.

Tangón: percha que se engancha al palo por su cara de proa y que sirve para amurar un foque o una vela de proa.

2. Velas: Partes de la vela

Baluma: lado de popa en una vela triangular.

Pujamen: parte o lado inferior de una vela.

Grátil: lado de la vela por la que esta une al palo, a una percha, al estay, etc. Suele ser su lado de proa.

Puños: ángulos o picos de las velas, donde se hacen firmes las escotas, drizas, etc.

Puño de driza o de pena: el más alto de las velas triangulares. A este puño se afirma la driza, por lo que se llama también «puño de driza».

Puño de amura: el más bajo y de proa en las velas triangulares.

Puño de escota: el puño al que va sujeta la escota, de forma directa o indirecta.

Rizo: trozo de cabo utilizado en la maniobra de tomar rizos (disminuir la superficie de las velas).

Será por velas… 

3. Jarcia

Constituida por todos los cabos y cables que forman parte del aparejo de una embarcación y que sirven para sujetar, sostener o mover las piezas de la arboladura (palos, botavaras, picos, etc.) o directamente las velas. Se distingue entre jarcia firme y jarcia de labor.

Jarcia firme: la componen los cabos o cables siempre fijos que, sirven para sujetar o sostener fundamentalmente los palos.

Obenques: cabos o cables que sostienen lateralmente los palos pasando, cuando existen, las crucetas.

Estays: cabos o cables que sujetan longitudinalmente los palos hacia proa o hacia popa. El estay, propiamente dicho, es el de proa. El de popa es el backstay.

Jarcia de labor: está compuesta por cabos o cables movibles que se utilizan para izar, orientar o arriar el aparejo.

Drizas: cabos utilizados para izar las velas, así como banderas, gallardetes, etc.

Escotas: cabos utilizados para cazar y orientar las velas.

Braza: cabo firme al extremo del tangón que, sirve para moverlo horizontalmente alrededor del palo.

Amantillo: cabo que, tirando hacia arriba, mantiene horizontal o con la inclinación que se desee, botavaras, tangones u otras perchas.

Contra: cabo o aparejo utilizado para tirar de la botavara hacia abajo e impedir que se incline hacia arriba, ayudando así a dar a la vela la forma apropiada. Normalmente, se hace firme al palo.

navega@velasyviento.com

¿Cómo proteger tu embarcación frente a tormentas eléctricas?

En esta ocasión, queremos haceros partícipes de una de nuestras inquietudes a la hora de hacernos a la mar.

¿Que pasa si nos encontramos con una tormenta eléctrica? Qué hacemos? 

Para resolver nuestras dudas y aclarar qué hacer en esta situación, hemos contactado con nuestros amigos de Ara Tecnología Náutica, S.L., expertos en esta materia y no han dudado en poner su conocimiento al alcance de todos nosotros. A continuación os exponemos su artículo. 

Si tenéis alguna duda, animaos a preguntar al hilo de este artículo, bien a través de este espacio o a ellos directamente, cuantas menos dudas tengamos al salir a navegar, mayor será la seguridad y por tanto el disfrute de nuestra travesía. 

Rayos y tormentas, parte 1: 

Por todos es sabido que las tormentas, muchas veces, son difíciles de predecir. Y algunas de ellas vienen acompañadas de aparato eléctrico.

¿Qué es un rayo?

Un rayo es una descarga eléctrica súbita. Para que pueda producirse, tiene que existir una diferencia de potencial entre dos zonas.

Las nubes, debido a la fricción con los gases de la atmósfera, tienden a acumular carga eléctrica. Cuando esta carga supera la capacidad dieléctrica del aire de contenerla, se libera parcialmente en forma de descarga atmosférica.
Si lo hace entre nubes con diferente carga podemos ver los relámpagos.
Cuando no tiene otro camino, la única forma de liberarla es hacia la superficie de la Tierra a través de los rayos.

¿Y dónde impactará entonces?

 

                                                                                   LINEAS DE CAMPO ELÉCTRICO

Imaginemos una zona «de sombra» debajo de la nube. En esta zona, el rayo buscará cualquier punto que rompa con la geometría del plano de la Tierra. 
Así, si nos encontramos en esa zona de sombra, en la inmensidad del mar y la homogeneidad de su superficie, nuestra embarcación se convierte en un punto atractivo para la descarga. Lo mismo ocurre con los árboles en las praderas o las cimas de las montañas.
Quizás la probabilidad no es muy elevada, sin embargo, el peligro existe, y en caso de que “nos toque”, es mejor estar protegidos.

¿Cómo podemos protegernos?

La única protección viable si el rayo “decide” alcanzarnos, es, primero “captar” esta descarga, para luego conducirla de manera eficaz y controlada.
En caso contrario, podría impactar directamente en algún punto diferente del mástil, como los obenques, llegando a partirlos. De cualquier modo, una gran cantidad de energía cruzará la embarcación abriéndose camino a través de materiales no diseñados para conducir la corriente, y provocando grietas, agujeros, quemaduras o incendios.
Por otro lado, entre distintas partes metálicas de la embarcación aparecerán unas sobretensiones –durante el tiempo que dura la descarga– que pueden resultar mortales para nosotros si nos encontramos en contacto con ellas.

Para minimizar los riesgos personales y prevenir la aparición de daños materiales, ARA Tecnología Náutica aconseja la instalación de un sistema diseñado a medida de las necesidades de la embarcación, similar al que se realiza en las estructuras en tierra.
Un peligro no tan visible es la posible destrucción de los equipos de navegación y gobierno de nuestro barco. A este peligro estamos sometidos tanto si un rayo nos alcanza como si impacta en las inmediaciones.

En efecto, la caída de un rayo genera una onda que viaja por el aire en forma de pulso electromagnético. Esta onda, al encontrarse con cualquier tipo de espira conductora –como por ejemplo el cableado de la embarcación– se acopla por el fenómeno de inducción, generando una sobretensión en nuestros sistemas.

Por este motivo, pueden producirse averías, incendios o fallos en nuestra red eléctrica y en los equipos conectados a ella.

La solución propuesta en este caso pasa por –tras los correspondientes cálculos y simulaciones en función de la instalación del barco– distribuir adecuados supresores de sobretensiones repartidos estratégicamente en diferentes puntos.
Un proyecto realizado a medida nos protegerá de los daños que se podrían derivar de las tormentas eléctricas, asegurando la integridad de la embarcación y la de sus ocupantes

Algunas recomendaciones.

Tanto si se cuenta con las protecciones adecuadas como si no, deberíamos cumplir al menos dos recomendaciones básicas y muy sencillas:

  1. Permanecer en el interior y lo más alejados de las partes metálicas, incluida la instalación eléctrica.
  2. Desconectar –físicamente– la alimentación de los equipos que no sean indispensables para la navegación y así minimizar los riesgos de ser dañados por sobretensiones acopladas.

Algunas soluciones, como enrollar la cadena al “palo” o conectar un cable a la base del mástil para dejar su otro extremo en contacto con el agua, son popularmente conocidas e incluso pueden parecer la opción más acertada.
No obstante, desde nuestra experiencia, afirmamos que estos métodos comprometen la seguridad de la embarcación y sus ocupantes.

Pese a que el estudio de estas soluciones no es objeto de este artículo –esto lo podemos dejar otra publicación– resumimos brevemente algunas situaciones que podrían ocurrir:

–       el cable o la cadena podrían fundirse por el paso de una corriente tan elevada. Se generaría un arco eléctrico de elevada temperatura, que provocaría incendios y desperfectos en la embarcación.
–       el rayo podría escoger un camino distinto a la cadena o al cable, provocando daños estructurales a su paso.
–       el conductor, nuestra cadena o cable, al paso de la corriente del rayo se ve sometido a grandes esfuerzos dinámicos. Al no estar correctamente fijado a ningún sitio, se podría comportar como un látigo metálico y generar graves daños estructurales o personales.

Desde nuestra experiencia, podemos afirmar que no existe ninguna solución de fortuna a la hora de enfrentarse con un rayo, que nos garantice que vamos a salir bien parados. Hay demasiadas variables a tener en cuenta y la “suerte” es una de ellas.
En todo caso, si no tenemos medio de protección y nos encontramos en medio de una tormenta eléctrica, la decisión más coherente pasa por alejarse del núcleo de la tormenta, gobernar desde el interior en caso de ser posible, seguir las dos pautas que hemos recomendado un poco más arriba, y esperar que, en caso de ser alcanzados, ocurran los menores desperfectos posibles.

La peor decisión que podríamos tomar sería la de ponernos a montar un sistema de protección “in-situ”, ya que el rayo no avisa, y esos pocos minutos que tardamos en montar nuestro “invento”, son más que suficientes para que nosotros mismos hagamos de conductor, lo que nos podría lanzar al agua y/o provocar graves lesiones –como quemaduras internas o externas- o incluso la muerte.

 

Pensad que la descarga dura unas centésimas de segundo, con lo que no nos daría tiempo ni a darnos cuenta.

La mayoría de las veces actuar con cabeza, serenidad y analizando la situación con la calma que se merece, es la mejor de las protecciones.
Y no despedirnos sin recordar un buen dicho marinero;

“Más vale estar en puerto queriendo estar en mar, que en mar queriendo estar en puerto.”  

Enrique Falagán/ Justo Sánchez
Ara Tecnología Náutica, S.L.
Tel. (+34) 665 84 22 42/(+34) 622 09 31 42
www.aratecnologia.com
info@aratecnologia.com

Recuerda, en este tipo de materias, no te quedes con ninguna duda antes de hacerte a la mar. Tienes la oportunidad, pregunta cuanto necesites. 

navega@velasyviento.com

Felices Fiestas

Navega tu destino.

Preparado para las nuevas singladuras?.

Que nos traerá el 2013….en breve la nueva temporada Velas y Viento.

Un abrazo a tod@s.

 

Cursos de vela en Denia.

Formación exclusiva en el mundo de la vela de crucero.

Cursos de vela de todos los niveles y cursos de mantenimiento.

La mejor oportunidad para aprender y disfrutar cada vez más de tus travesías.

Agenda: 

  • 17-18 de noviembre:  Curso técnico de Spinnaker. COMPLETO
  • 24-25 de noviembre:  Curso de mantenimiento de embarcaciones de recreo.
  • 15-16 de diciembre: Curso de Vela perfeccionamiento + técnico de Spinnaker.

Donde?: En la Marina de Denia, Denia, Alicante.

[one_half]

Precios por curso:

    • Curso de Vela: 190 €.
    • Curso Spi: 190 €.
    • Curso de mantenimiento: 190 €.

[/one_half]

¿Qué incluye?:
Patrón, limpieza de embarcación, seguro a todo riesgo, IVA, Ropa de cama, toallas y gas.
**El precio no incluye cualquier concepto no especificado .

 

INFORMACIÓN

[contact-form-7 404 "Not Found"]

 

 

Curso de Spinnaker

Orientado a todos aquellos navegantes que habiendo adquirido una buena base en la navegación a vela en todos los niveles (iniciación, perfeccionamiento y avanzado) para embarcaciones de recreo siguiendo el método de Velas y Viento, quieran seguir perfeccionado sus habilidades y conocimientos a bordo aprendiendo a manejar velas técnicas de proa específicas para rumbos portantes, tanto simétricas como asimétricas.

Objetivo: aprender el manejo de las velas de proa, cuando y como utilizarlas de forma correcta.

Aquí puedes ver el programa del curso.

Nueva temporada de navegación:  Próximas salidas programadas. 

 

INFORMACIÓN

[contact-form-7 404 "Not Found"]

 

Objetivo 4: Grecia 2012

 

Objetivo cumplido!!!.

El próximo verano nuevas experiencias, escríbenos preguntado por ellas.

Todas las imágenes del evento 

 

INFORMACIÓN

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Motores diésel: puesta a punto

Inspección a fondo de los motores diesel (Servicio Técnico en casa)

Motor diesel

Motor diesel

Analizando por encima las partes que se deberían comprobar en una exhaustiva revisión de un motor diesel, encontramos que si no sabemos mucho de mecánica no sabremos por donde empezar. Por eso cuando nos pongamos manos a la obra, mejor saber donde nos estamos metiendo… la experiencia es la madre de la ciencia.

Partes más importantes:

Tanques: Una periódica apertura de las tapas (si las hubiera) que dan acceso a los tanques es aconsejable para eliminar agua y sedimentos. Será ocasión para extraer cuerpos sólidos y residuos de agua que puedan haber ingresado por la boca de carga. Las juntas de las tapas de inspección deben ser de material resistente al combustible, si así no fuera pueden romperse y obturar las líneas de salida o la llave de corte del tanque. Los tanques de acero se corroen internamente produciendo constantemente impurezas. Aún los de acero inoxidable sufren corrosión, en las soldaduras, que pueden llegar a provocar fracturas. Los tanques flexibles tienen una vida limitada y son propensos a sufrir cortes y pinchaduras.

Drenaje del tanque: Si tuviera, es necesario drenar anualmente el agua y sedimentos depositados en el fondo.

Conexiones: Todas las tuberías de entradas y salidas deben estar en buena condición con abrazaderas ajustadas, sin signos de pérdidas o corrosión. Los conductos de alimentación a los sistemas deben tomar combustible a una altura no inferior a dos pulgadas sobre la base del tanque para evitar la zona de agua, impurezas y sedimentos que reposan sobre el fondo que podrían ingresar a la línea y obstruir el sistema, principalmente en tiempo tormentoso.

Llave de corte: Comprobar el libre movimiento en todo el recorrido.

Líneas de alimentación: Verificar la ausencia de pérdidas, goteos, deterioro de las líneas por desgaste rozando contra otras partes. Si las abrazaderas pueden ser rotadas en torno a la línea es porque están flojas.

Filtro primario: Ubicado a la salida del tanque de combustible, generalmente cuenta con una cuba de vidrio que permite la visión de los sedimentos depositados en la base y lleva un tapón de purga. Hay que cambiar el elemento filtrante, vaciar y limpiar la cuba.

Bombín de purgado: Comprobar el bombín que tiene el cabezal del filtro primario para llenar la tubería y efectuar el purgado del primer tramo del sistema.

Filtro secundario: Ver que no existen pérdidas y que está limpio.

Bomba de Inyección: Debe estar firmemente unida al block. Mirar todas las conexiones buscando signos de pérdidas.

Alimentación a los inyectores: Verificar que estén firmemente conectadas. Si la longitud de la línea es considerable deben estar abrazadas entre ellas para disminuir el nivel de las vibraciones. No deben mostrar signos de corrosión externa.

Inyectores: Mirar las pérdidas de combustible o entradas de aire. Los residuos carbonosos indican una pobre acción de sellado en el asiento de las arandelas de cobre.

Líneas de retorno: Verificar por si hay pérdidas.

Bujías incandescentes: Comprobar conexiones y funcionamiento.

Pérdidas: Casi todos los motores tienen pérdidas menores en juntas, retenes y aberturas. En los motores de antaño se ponía menos énfasis en esos goteos porque los consideraban propios del modelo, en los motores modernos las juntas y retenes tienden a no tener pérdidas.

Aceite:  Se volverá oscuro a medida que los residuos de la combustión lo contaminen. Comprobar el color del aceite, la viscosidad, la existencia de partículas en suspensión y el olor.

Nivel de aceite: Deberá estar por encima de la marca inferior de la varilla de medición, idealmente muy cerca de la marca superior.

Indicador de presión de aceite: Muchos son los factores que afectan la presión de aceite especialmente el tipo, la viscosidad, edad y temperatura. A medida que los cojinetes se ponen viejos y los huelgos se hacen mayores el sistema de lubricación tiene que trabajar más para poder mantener la presión de aceite, por esa razón la presión de aceite puede ser una buena indicación de la condición general del motor. Comúnmente situada en el rango de 40 a 60 psi, la indicación de presión debe llegar a esos valores dentro de los primeros quince segundos de marcha, en ralentí y con un arranque en frío. Si eso no sucediera habrá que detener el motor e investigar la causa. A altas revoluciones la presión debe mantenerse, pero el valor caerá un poco cuando el motor llegue a la temperatura operativa. Cuando regrese a marcha lenta un motor caliente puede indicar valores de presión de aceite por debajo de 20 psi. Los bajos registros de presión en el ciclo operativo pueden ser indicadores de un motor muy gastado pero será necesario releer las especificaciones del aceite antes de tomar una acción correctiva seria.

Alarmas: Generalmente conectadas a señales luminosas o auditivas toman la información del motor y la transmiten al panel de instrumentos. Verifique que las conexiones estén firmes y los cables no tengan señales de desgaste o fundido de la cubierta aisladora.

Humo de escape: El color del escape es habano claro. El aceite aparece dando una
tonalidad blanca azulada al humo del escape. El mensaje sugiere un motor gastado, un aceite demasiado liviano para la edad del motor o simplemente que alguna junta o retén está fallando.

Pasacascos y esclusas: Inspeccionar los pasacascos por si hay pérdidas y corrosión. Revisar igualmente las abrazaderas, que deberán ser dobles por razones de seguridad. Mover la palanca de comando comprobando facilidad de operación y libre desplazamiento en todo el rango de operación. Nunca hay que forzar una válvula esclusa, especialmente si el barco está flotando.

Filtro de agua de mar: Quitar la canasta interior. Remover las incrustaciones y algas. Verificar la ausencia de corrosión en las aletas de fijación de la canasta. Comprobar las abrazaderas de las mangueras de entrada y salida. Cambiar las juntas de la tapa si fuera necesario. Comprobar que no existen pérdidas.

Bomba de agua: Verificar por si existen pérdidas. Especialmente por la tapa de acceso al rotor o por el orificio de drenaje debajo de ella. Sacar los tornillos con la herramienta adecuada a la cabeza del tornillo y la facilidad de acceso. Verificar la integridad de las paletas del rotor, flexione las aletas para comprobar que no existen grietas en la base de las mismas. Reemplazar si fuera necesario. Verificar el cuerpo de la bomba y el estado de las empaquetaduras o retenes. Reemplazar el eje de la bomba si existiera evidente signo de desgaste.

Intercambiador de calor: Comprobar estado general, corrosión y pérdidas.

Múltiple de Escape: La mayoría de los motores tienen un sistema de refrigeración de los gases de escape para lo cual incorporan agua de mar al manifold de escape. Verificar el estado general de esa área donde es de esperar procesos de corrosión.

Válvula anti-sifón: Desarmar la válvula y soplar a través de ella en ambas direcciones para comprobar su funcionamiento como válvula de una sola vía.

Anodo de zinc: Un tapón en el block de motor dará acceso a una pieza de sacrificio. Verificar su estado, reemplace si estuviera carcomida. Puede haber varios ánodos de sacrificio. Investigue. Reemplazar cuando sea necesario.

Filtro del aire: Quitar el filtro de aire de admisión e inspeccione su estado. Si está sucio limpie o reemplace el elemento filtrante. Si no hay filtro instalado verificar si no hay elementos aspirados que obstruyan parcialmente el conducto de admisión.

Respiradero del carter: Remover la manguera y verificar el libre flujo de aire.

Manifold de escape: Comprobar la fijación del manifold. Comprobar la existencia de todos los prisioneros de anclaje y sin evidencia de pérdidas.

Codo de acoplamiento: En el punto donde el agua de refrigeración ingresa al circuito de escape suelen producirse picaduras propias de las altas temperaturas. Su existencia estará delatada por pequeños puntos de oxidación/corrosión. Comprobar la firmeza de los bulones de la brida de acople y el estado de la junta. Inspeccione internamente cada dos temporadas.

Tubo de escape: Inspección visual buscando corrosión, protuberancias y signos de debilitamiento de las paredes. Las abrazaderas deben mantenerlo firmemente en posición y estar libres de oxidación.

Silenciador: Todos los silenciadores, incluidos los de acero inoxidable sufren de corrosión de modo que cada cinco años es necesario un desarme e inspección. Los de vidrio y resina son más eficientes y duraderos.

Banco de Baterías: Una inspección externa servirá para conocer el estado general de las baterías, habrá que desconectar los terminales para buscar sulfatación oculta. Limpiar los bornes, aplicar inhibidor de corrosión y armar ajustando convenientemente. En baterías del tipo húmedo controlar el nivel del electrolito. Debe cubrir íntegramente las placas. Comprobar el voltaje entre bornes que debe registrar entre 12,2 y 12,7 voltios dependiendo del estado de carga.

Selector de batería: Verificar la operación. Inspeccionar los terminales por signos de corrosión o flojedad en las tuercas de conexión.

Llave de corte de masa: Verificar la operación. Inspeccionar los terminales por signos de corrosión o flojedad en las tuercas de conexión.

Llave de arranque: A menudo la vulnerabilidad está localizada en los pistones internos por estar expuesta a la humedad del medio ambiente. Lubricar con pasta de grafito.

Botón de arranque: Es la otra alternativa de arranque y no sufre tanto la intemperie como la llave. Comprobar estado de la goma y condición general.

Arrancador: Comprobar que esté firme en posición. Buscar signos de corrosión, especialmente en aquellos instalados debajo de los conductos de agua de refrigeración.

Alternador: Medir la tensión de salida, verificar el nivel de carga y que salga de circuito cuando supera la intensidad máxima. Algunos equipos requieren de un valor de rpm mayor al de ralentí para iniciar el ciclo de carga. Los alternadores más comunes cargarán a buen ritmo las baterías inicialmente pero disminuirán el valor de la intensidad a medida que el voltaje de la batería aumente. El voltaje de salida debe estar entre 13,8 y 14,5 voltios medidos entre el Terminal positivo y la carcasa.

Correa: Verificar estado, tensión y correcta alineación.

Masa: Quitar el cable de masa unida al motor y comprobar el estado de corrosión. Limpiar, lijar y aplicar inhibidor de corrosión y arme.

Diodos de aislamiento: Verificar su estado buscando corrosión, signos de sobrecalentamiento o partes fundidas. Con el tester, midiendo resistencia, aplique los chicotes a los puntos de entrada y salida. Debería marcar circuito abierto en una condición e invirtiendo los chicotes resistencia cero (corto circuito).

Cableado: Mirar buscando cables sueltos, desgastados por roce o con signos de tener la cobertura chamuscada o fundida. Eso sería indicación de una elevada carga o la cercanía de un corto circuito que puede terminar en fuego. El cable tiene que ser el adecuado para soportar la carga que ha de transportar.

Navega en familia. Dcto 10% reservas hasta 30 junio.

El mar reúne los mejores elementos para poder disfrutarlos en familia.

En este escenario, vivir una aventura con los tuyos, será sin duda una experiencia inolvidable para todos y muy especialmente para los más pequeños.

Es normal que mucha gente se pregunte si esta “solución vacacional” es posible y adecuada para los más pequeños.

A través de nuestra experiencia, y sobretodo la de nuestros clientes, podemos garantizar que no sólo es posible sino que es un plan inmejorable para las vacaciones familiares, tanto para los niños como para los no tan niños!

Visita nuestro EJEMPLO INFORMATIVO

En Velas y Viento hemos desarrollado una oferta 100% adaptada a las necesidades de aquellas familias que desean pasar unas vacaciones navegando a vela basada en los siguientes elementos:

<strong><em>1.<strong>¡Seguridad antes de todo!</strong>:</strong>


Nuestras embarcaciones están equipadas con las medidas de seguridad necesarias y con otras especiales adaptadas para los más pequeños. Viajar en velero es uno de los transportes más seguros que existen.

<strong><em>2.<strong>Un plan Exclusivo</strong>:</strong>


Imagina despertarte cada mañana en una cala distinta, rodeado de nuevos parajes que puedes explorar con todos los miembros de tu familia…suena bien verdad?
Unas vacaciones a bordo de uno de los nuestros veleros será sin lugar a dudas un plan único y muy exclusivo que te permitirá acceder a lugares a los que no tendrías acceso de ninguna otra forma… podrás disfrutar de las mejores playas desde “el otro lado».

<strong><em>3.<strong>Para todos los bolsillos</strong>:</strong>


Es habitual pensar que este tipo de aventuras están reservadas para las familias con mayores ingresos, pero desde Velas y Viento estamos convencidos de que todo el mundo puede disfrutar de estas vacaciones a un precio muy asequible.
Además al ser un producto “todo incluido” sabrás exactamente lo que te van a costar las vacaciones y evitarás desagradables sorpresas de última hora en la factura…

<strong><em>4.<strong>Un plan sano alrededor de la naturaleza</strong>:</strong>


Una travesía en un velero es claramente una de las formas más directas y especiales de disfrutar de la naturaleza. Aquí, toda la familia desconecta radicalmente del ambiente de la ciudad, y para los más jóvenes será un nuevo mundo sin televisiones, video juegos, internet y hasta sin móviles en alguno lugares… ¡todo un desafío por delante!

<strong><em>5.<strong>Rompe con la monotonía y la rutina</strong>:</strong>


El desconocimiento hace que muchas personas lleguen a pensar que una semana en un velero puede llegar a ser aburrido…pero nada más lejos de la realidad!
Con nuestros viajes podrás elegir entre una multitud de actividades que se podrán llevar a cabo tanto en mar como en tierra y vivirás una semana llena de emociones.

<strong><em>6.<strong>Una Familia unida de verdad!</strong>:</strong>


A los niños y no tan niños, les encanta descubrir cosas nuevas, y colaborar en las distintas responsabilidades a bordo. Unas vacaciones a bordo de un velero con tu familia es la ocasión perfecta para acercarse a los niños y disfrutar con ellos, olvidándose de las prisas y las obligaciones que condicionan, en el día a día, la relación entre padres e hijos.
Se trata de un plan diferente que permite a los niños aprender muchos valores básicos en la sociedad actual: convivir, respetar, ayudar, colaborar, escuchar, trabajar en equipo y lo más importante, todo ello en un entorno natural de diversión y entretenimiento!!.


Navega en familia te ofrece todo tipo de posibilidades para hacer de tu experiencia una aventura inolvidable, únicamente necesitamos conocer cuál es tu plan de navegación para las vacaciones.

Hemos elaborado un mini cuestionario compuesto por 5 preguntas que nos ayudará a elaborar un plan personalizado que reúna todos los requisitos de tu petición. Pincha en nuestro Pirata COCO, de una forma rápida y sencilla podemos ayudarte.

Recuerda que para garantizar el éxito en este tipo de actividades, anticiparse es fundamental para poder encontrar exactamente lo que estáis buscando.

 

II RUTA DE LOS FAROS

FARO: Torre alta en las costas, con un foco muy potente en la parte superior para guiar a los navegantes durante la noche.

II RUTA DE LOS FAROS

Navegación a vela por la costa blanca, utilizando las artes de los antiguos marinos: los derroteros, libros de faros, cartas náuticas, compás de marcaciones …

Afianza tus conocimientos adquiridos en las titulaciones náuticas y descubre la verdadera forma de navegar, a la antigua usanza.

Salida organizada para CEN TAGOMAGO.

LA PRIMERA AVENTURA

 

 

5 OBJETIVOS para el 2012

Objetivo 1: “La Isla Olvidada”.

38°11’5’’ N – 0°28’42’’ W

Objetivo 1                  La isla OlVidAdATABARCA

Fecha: 16-19 marzo de 2012.

Travesía: Denia- Isla de Tabarca.

Navegación: 3 días.

Objetivo 1: Navega hacia el silencio de esta Isla Olvidada.

OBJETIVO CINCO

Para los auténticos marineros a vela, tenemos esta especial travesía en flota,  rumbo a la única isla habitada de toda la comunidad valenciana, Tabarca.

-Objetivo-

“Navegar a vela y solo a vela” desde Denia hasta la Isla de Tabarca, descubriendo por el camino lugares tan emblemáticos como el Cabo de la Nao, el Islote de Benidorm o el Peñón de Ifach.

Haremos noche en el pequeño puerto de Tabarca o fondeados en alguna de sus calas de aguas transparentes y como no puede ser de otra forma, haremos una incursión en tierra para degustar la  gastronomía de la zona, que tal un arroz de gallina?.

La isla OlVidAdA

Tres días con una misión, alcanzar “La isla Olvidada”.